Tumbet

tumbet

El tumbet mallorquín es un plato que tradicionalmente se sirve en verano. El origen de esta receta se centra en el aprovechamiento de las hortalizas de la temporada, que en este caso son las patatas, los pimientos, el calabacín y la berenjena. Sin olvidarnos de la salsa de tomate, por supuesto. 

Es un plato de preparación muy sencilla, que funciona perfectamente como guarnición para pescados, aves y carnes de todo tipo. Por supuesto, también puedes servirlo solo, al mejor estilo del Ratatouille de la película, que es la versión francesa de donde proviene el tumbet. 

Para que la receta sea un rotundo éxito y quede para chuparse los dedos, lo ideal es que la salsa de tomate sea casera. Es muy simple de preparar y realmente hace la diferencia. 

En cuanto a los detalles de la receta del tumbet, recuerda que, como en toda preparación, la creatividad es fundamental en la cocina. Por lo tanto, puedes hacer los ajustes que prefieras y crear tu propia versión. 

Ingredientes

Se trata de una preparación muy sencilla, y que además queda visualmente muy bonita. Lo más recomendable es preparar una gran cantidad, y servir en cada oportunidad. La receta original no lleva calabacín, pero aquí lo hemos incluido porque le da un toque delicioso. 

  • 4 patatas grandes.
  • 1 berenjena.
  • ½ calabacín.
  • ½ cebolla.
  • ½ pimiento rojo.
  • ½ pimiento verde.
  • ½ cabeza de ajos.
  • 300 g. de salsa de tomate casera.
  • Harina.
  • Aceite de oliva.
  • Sal al gusto.
  • Orégano seco.

Preparación

Lo primero es lavar muy bien las verduras. Pelamos los ajos y las patatas y luego ponemos a calentar una buena cantidad de aceite en una sartén grande. 

Los ajos los dejamos enteros, mientras que las patatas, el calabacín y la berenjena los cortamos en rodajas no muy gruesas, pero tampoco demasiado finas. Los pimientos y la cebolla los cortamos en tiras finas. Cada ingrediente debemos reservarlo por separado.

Ahora sí, el aceite debe estar bien caliente, así que es momento de comenzar con las frituras. Las patatas irán primero, ya que tienden a oxidarse y es preferible cocinarlas lo más pronto posible. 

Colocamos las rodajas de forma que ninguna quede sobre otra y se puedan dorar de manera uniforme, las acompañamos con el ajo, que dejará un sabor exquisito en el aceite. Cocinamos bien por ambos lados, al estar listas retiramos y dejamos escurrir en un papel secante. Retiramos también el ajo y reservamos aparte. 

Los calabacines irán a continuación, y al igual que las patatas, deben quedar dorados por ambos lados. Al estar en su punto retiramos a escurrir en papel secante y reservamos.

Los pimientos y las berenjenas

Ahora es momento de llevar los pimientos y la cebolla al sartén, para escalfarlos un poco. Al igual que todos los ingredientes, lo dejamos reservado en papel secante, y nos ocupamos de las berenjenas. 

Estas las salaremos ligeramente y pasamos por harina antes de freír. Le da un toque delicioso que definitivamente se siente en el paladar como una explosión de sabor muy agradable. Al estar bien doradas, retiramos y dejamos secar. 

Armar y gratinar

Ahora que tenemos las verduras listas, es momento de armar el tumbet en una fuente para horno grande. Por lo general, se colocan primero las patatas, pero algunos chefs prefieren comenzar con una capa de salsa de tomate para darle más humedad al plato, y la verdad queda delicioso. 

Así que, comenzamos con una capa de salsa de tomate casera sobre la cual extenderemos las patatas. Esparcimos un poco de sal y colocamos los calabacines y sobre estos las berenjenas. Agregamos los pimientos con cebolla y nuevamente, berenjenas. 

Ahora colocamos los ajos y cubrimos con la salsa de tomate casera. Una vez armado, calentamos el horno en modo de gratinar y ponemos nuestro tumbet por unos 5 minutos. Sacamos del horno y está listo para servir. Puedes retirar los ajos o dejarlos, según desees. 

Un par de consejos

El tumbet es de lo más versátil. Lo puedes servir solo o acompañado, frío o caliente. Lo recomendable es hacer una buena cantidad y llevarlo a la mesa en cada oportunidad, ya que es de lo más sano y para los niños, si lo relacionas con la película, será un éxito para que coman sus verduras. 

En cuanto a la salsa de tomate casera, definitivamente le da un toque exquisito, por lo que lo recomendamos firmemente. Además, no es complicada de preparar y se puede tener ya lista incluso para otras preparaciones. Ahora sí, ¡A degustar!

Entradas relacionadas