Tiramisú

tiramisú

El tiramisú es un postre exquisito de origen italiano, que ha ido evolucionando y perfeccionando tanto su textura como su sabor. Hoy es día se considera un dulce moderno, de gusto exótico y elegante, capaz de conquistar hasta el más exigente de los paladares.

Solía ofrecerse como un aperitivo, ideal para “recuperar las energías”, en los años 50. Pero aquella sencilla receta dista mucho de su versión actual. Incluso de la más simple, y digamos desde cierto punto de vista, tradicional, que es la que presentaremos aquí.

Las recetas más creativas ofrecen variaciones con chocolate y naranja, mango, frambuesa, nutella, fresa y todo lo que la imaginación culinaria permita. En cualquier caso, se refiere a una preparación sencilla, que no por ello le resta presencia en la mesa. 

Este postre es perfecto para impresionar a tus invitados o mimar a tus seres queridos. Puedes acompañarlo con una taza de té, café, o si la ocasión lo amerita, una copa de un buen vino blanco.

Ingredientes

La receta que presentamos en esta oportunidad es para 8 personas, y tomará de 30 a 45 minutos de preparación, aproximadamente. Claro que, una vez listo, se debe refrigerar por un mínimo de 12 horas, siendo lo más recomendable esperar incluso hasta el día siguiente. Así, el postre cuajó perfectamente.

  • 2 unidades de Claras de huevo
  • 2 unidades de Yemas de huevo
  • 150 gramos de Azúcar glass
  • 400 gramos de Queso Mascarpone
  • 200 gramos de Bizcochos de soletilla
  • 175 mililitros de Café muy fuerte, recién hecho pero frío
  • 200 gramos de Chocolate negro 
  • 1 pizca de Cacao en polvo
  • Amaretto

Preparación

Como ya hemos recomendado en varias oportunidades, comenzamos por dejar nuestros ingredientes debidamente preparados, listos para el momento de incorporarlos a la receta. En este caso, el café debe estar recién hecho, muy fuerte y dejado a temperatura ambiente. Le añadimos un toque generoso de licor de Amaretto y con esto ya nuestro tiramisú será especial.

Lo siguiente es separar las yemas de las claras, por esta razón, en los ingredientes habrás notado que se colocan aparte unas de otras. Para terminar de preparar nuestros materiales, tomaremos el chocolate y lo rallamos muy bien. 

Ahora sí, es momento de comenzar con la preparación del postre. Lo primero será colocar las claras de huevo en un bol y batir a punto de nieve. En otro envase  mezclamos las yemas con el azúcar glass hasta lograr una mezcla homogénea. 

Momento de mezclar las cosas

En el bol donde tenemos las yemas con azúcar añadiremos el queso Mascarpone y procedemos a mezclar todo. Al integrar completamente será momento de incorporar las claras a punto de nieve. Este paso se debe realizar poco a poco y realizando movimientos suaves y lentos, de abajo hacia arriba. Obtendrás una crema deliciosa. 

Reservamos la crema por un momento y damos el turno a los bizcochos de soletilla. Ubicamos el molde donde armaremos nuestro tiramisú. En un plato hondo lo suficientemente amplio, colocamos el café con Amaretto, y procedemos a armar el postre. 

Armar el tiramisú

Comenzaremos por humedecer los bizcochos de soletilla en el café. Deben quedar bien húmedos, pero sin perder su firmeza o deshacerse. Colocaremos entonces una primera capa de éstos, al fondo del molde. 

Sobre los bizcochos colocaremos una capa de la crema que hemos reservado. Espolvoreamos por encima con el chocolate rallado y nuevamente, una ronda de bizcochos humedecidos con café. 

Nuevamente, es momento de colocar una capa de la crema y coronamos con un bonito espolvoreado de cacao en polvo. De aquí, lo llevamos al refrigerador por unas 12 a 24 horas, dejando que cuaje y tome la consistencia ideal. 

Algunos consejos

Para que se noten las capas del tiramisú y puedas lucirlo como es debido, no olvides elegir un molde o fuente transparente. Se verá mucho más elegante cuando lo presentes en la mesa. 

El tiramisú se suele preparar en porciones individuales o tamaño familiar, siguiendo exactamente los mismos pasos. Además, puedes armarle una capa adicional de bizcocho, si lo prefieres. Solo recuerda que debes terminar con crema, así que asegúrate de tener suficiente. 

También puedes agregar algunos toques de chocolate rallado en la decoración, o incluso unos pocos granos de café tostados. Este detalle le dará personalidad a tu postre.

Entradas relacionadas