Sopa de Ajo

sopa de ajo

La sopa de ajo tradicional, también conocida como Castellana o “de la abuela”. Este es un plato que se sirve mayormente en invierno, ya que es perfecto para hacer entrar en calor al cuerpo. Además, forma parte fundamental de la tradición gastronómica de España, especialmente la que hablaremos a continuación. 

Es una preparación con un origen muy humilde, razón por la cual lleva ingredientes simples, que seguramente tienes ya en casa, por no mencionar que el pan es el que ha quedado del día anterior y ya está un poco duro. Por lo que esta sopa de ajo tradicional también se ha ganado el título de plato de aprovechamiento. 

Su elaboración es muy sencilla. Los abuelos cuentan que esta sopa era un plato muy popular en aquellos tiempos. Especialmente porque cuenta con un buen contenido alimenticio, no lleva muchos ingredientes y la mayoría son simples. Es perfecta para la Cuaresma y la Semana Santa.

Además, su elaboración toma poco tiempo, por lo que puedes prepararla cada vez que te apetezca. Algunos le agregan toques personales, como pequeños trozos de jamón, ya que la preparación lo permite, gracias a lo versátil de su sabor. 

Ingredientes

Estos son los ingredientes tradicionales para preparar una sopa de ajo de la abuela, para cuatro personas. Recuerda que puedes añadir otros sabores, según los toques diferentes que desees darle o aprovechar algún alimento que tengas y no quieras perder.

  • 12 dientes de ajo
  • 4 huevos
  • 1.5 litros de caldo de carne (o 100 gramos de jamón serrano, según la versión de la receta)
  • 4 rebanadas de pan del día anterior (tipo hogaza o pan de pueblo)
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

Lo primero es cortar el ajo en rodajas finas y el pan en trocitos pequeños. Si tu preparación lleva jamón serrano, también debes trocearlo en cubitos. Entonces pondremos a calentar un poco del aceite a fuego bajo en una cazuela y cuando esté bien caliente, agregamos el ajo, un punto de sal y de pimienta y salteamos por unos 4 minutos. 

Una vez que esté doradito, agregamos los trocitos de pan y mezclamos muy bien. Notarás que el pan se reblandece un poco por el calor, y al mismo tiempo toma un dolor más dorado. Al llegar a este punto, si te has decidido por preparar la sopa de ajo con jamón serrano, es el momento de agregar dicho ingrediente a la cazuela. 

Removemos para mezclar, siempre a fuego lento, para que la cocción deje que los sabores se juntan armoniosamente. Dejamos que el jamón se dore un poco y añadimos el pimentón dulce. Después de volver a remover y esperar un par de minutos, se agrega el caldo de carne. (O el agua, si has usado la receta con jamón serrano). 

Momento de integrar el pan

Dejamos que todo esto se cocine por unos dos minutos y procedemos a integrar el pan. Notarás que este se ha reblandecido y humedecido bastante, por lo que solo tendremos que aplastarlo ligeramente con una cuchara para deshacerlo y mezclarlo para que quede un poco más homogéneo con el caldo. 

Ahora sí, subimos un poco la temperatura, a temperatura media. Dejamos cocinar por 15 minutos y aprovechamos este tiempo para batir los huevos. Apagamos y retiramos la cazuela del fuego.

Agregamos los huevos y aprovechamos el calor residual para que estos se cocinen, mientras removemos para integrar todos los ingredientes. Nuestra sopa de ajo Castellana está lista y es momento de servir. 

Curiosidades de la sopa de ajo

La sopa de ajo tradicional es perfecta para servir durante la Cuaresma y la Semana Santa, con los debidos ajustes, claro. Además, como ya mencionamos, es una base muy versátil para darle distintos matices de sabor, y deleitar el paladar. 

Existen variantes a las que les agregan tomate, huevo escalfado, cebolla y variedades de hierbas. Por supuesto, no puede faltar la receta de sopa de ajo y bacalao, que es precisamente la más idónea para la vigilia.

Entradas relacionadas