Pulpo a la feira

pulpo a la feira

El pulpo a la feira o a la gallega, como también se le conoce a este plato, es una de esas delicias típicas que encontrarás en cada mesa de tabernas, restaurantes o pulperías de esa locación. Si visitas Galicia, es una degustación obligatoria, al igual que para cualquier amante de este molusco.

La preparación es simple, aunque tiene sus detalles, especialmente en referencia a la frescura del pulpo y la correcta elaboración. Es decir, que la carne de este debe estar en el punto perfecto entre firme y suave, para que no pierda ni jugosidad ni sabor, pero puedes comerlo sin dificultad. 

Los chefs recomiendan que para prepararlo en casa se compre congelado. De esta manera ya estará mazado y la carne quedará más blanda. De preferencia es mejor elegir un pulpo gallego, ya que su sabor es ideal para esta preparación. 

Ingredientes

Esta es una receta para 5 personas, y la duración del proceso de preparación puede ser de alrededor de una hora. ¡Vamos allá!

  • 1 pulpo que pese unos 3 kg. (Preferiblemente congelado)
  • 1 kg de patatas gallegas.
  • Sal gruesa.
  • Pimentón dulce o picante.
  • Aceite de oliva.

Preparación

Suponiendo que hemos comprado el pulpo congelado, lo sacaremos un día antes y dejaremos en el refrigerador para que se descongele durante la noche. Para ello usaremos un bol grande, ya que suelta mucho líquido al hacerlo. Si lo hemos comprado fresco, pues toca congelarlo y descongelarlo. 

Con ello logramos que se ablande un poco la carne. Tradicionalmente, esto se puede hacer golpeándolo fuertemente contra una piedra, pero el método del congelador es suficiente. 

Ahora que tenemos nuestro pulpo descongelado, lo limpiamos muy bien con agua fría para eliminar las impurezas. Mientras estamos en ello, colocamos una cazuela con abundante agua al fuego. 

Cuando el agua esté a punto de hervor, tomamos el pulpo por la cabeza y lo “asustamos”. Así se llama a la técnica de sumergir el pulpo tres veces por unos segundos al agua, antes de dejarla definitivamente. ¿La razón? Evita que pierda la piel durante el hervido. 

Ahora sí, lo dejamos en el agua por unos 40 minutos, a fuego medio. Para saber si está en su punto hay que estar atentos a la consistencia de su carne. Así que lo pinchamos cada tanto hasta sentir que se asemeja a una patata cocida

En este momento podremos decir que el pulpo está listo. Retiramos la olla del fuego unos minutos, dejamos reposar el molusco y sacamos a un bol de tamaño adecuado. 

Vamos con las patatas

Mientras el pulpo está en la olla, nos ocupamos de las patatas. Lavamos y pelamos para luego cortarlas a la mitad y las agregamos al caldo que ha quedado de la cocción del pulpo. Esto les dará un sabor adicional exquisito. Las dejamos cocer allí por unos 15 minutos o hasta estar listas. 

Ahora que las patatas están al fuego, usamos este tiempo para cortar el pulpo valiéndonos de unas tijeras de cocina. Los tentáculos idealmente se cortan en trozos de un centímetro de grosor y la cabeza en pedazos más pequeños. 

Sacamos las patatas del caldo y colocamos en un plato de madera. Encima vamos a poner los trozos de pulpo y agregamos la sal gruesa al gusto y los toques de pimentón. Agregamos un toque del caldo y rociamos aceite de oliva. ¡A degustar!

Para maridar el pulpo a la gallega

Para acompañarlo en la mesa, el pulpo a la feira va excelente con un buen vino tinto y unas rodajas de pan artesanal. Especialmente si la receta ha quedado tan deliciosa que es inevitable aprovechar hasta la salsa que queda en el plato. 

Entradas relacionadas