Empanada Gallega

empanada Gallega

La empanada gallega ha sido considerada como uno de los bocados más suculentos de la gastronomía española, extendiéndose por todo el mundo; por eso, en este artículo aprenderás a hacerla paso a paso.

Una empanada está hecha de una masa de pan fina y cerrada, que puede ser quebrada o hojaldre. Existen variedades como harina de maíz, trigo y otros cereales, la mayoría de las veces contienen grasa, como mantequilla o aceite; además de mantener diversidad en sus rellenos, estos pueden ser dulces, salados, carne, pescado, pollo, mariscos, verduras, frijoles, frutas, entre otros; puede ser horneado o frito.

Características y peculiaridades de las empanadas gallegas

Para reconocer una empanada gallega hay que fijarse en la masa, que está hecha de harina de trigo, maíz o centeno.

Especialmente su relleno está cocinado, antes de montar la empanada, se puede jugar con las proteínas (pollo, carne o pescado) las verduras deben ser fritas, y al gusto de los invitados. Su forma varía según los moldes, puede ser redonda, rectangular, cuadrada, se sirve en porciones como snack, aperitivo o tapa.

La tarta gallega siempre se hornea, no se fríe, con adornos y decoraciones al gusto de quien la hace; el grosor es variable, sin embargo, no suele superar los cinco centímetros de espesor.

Variedad de rellenos

Dando la libertad de elegir si se hace con carne, pollo, pescado, cerdo o marisco, la empanada gallega ofrece la versatilidad de combinar estas proteínas o simplemente hacerla de verduras; a pesar de ello, lo que sí es una norma es que este relleno debe ser frito o cocido previamente.

Respetando las aportaciones regionales para mantener la tradición, en Galicia o en las tiendas de gastronomía gallega, se pueden conseguir con lomo, bacalao, bonito, sardinas, zorza, pulpo, vegetariano, sardinas, etc.

Masa

Aunque esta masa es muy parecida a la del pan, esta es especial porque contiene vino, aquí se dan las medidas básicas, si la bandeja es más grande o más pequeña, hay que manipular las cantidades.

  • 01 taza de aceite de oliva virgen extra.
  • 25 gramos de levadura fresca.
  • 01 taza de vino blanco.
  • 450 gramos de harina de trigo o llamada harina de fuerza.
  • 01 taza de agua tibia.
  • 90 gramos de manteca de cerdo.
  • 01 cucharadita de sal.
  • 02 huevos (uno para la masa y otro para pintar la empanada).

Preparación de la masa

Esta masa va muy bien cuando se prepara a mano, no necesariamente hay que prepararla con un ayudante.

El truco es respetar el tiempo de fermentación, dar tiempo a la levadura para que haga su trabajo y amasar correctamente, para obtener una masa rica, suave y deliciosa.

El agua se calienta, se puede calentar en el microondas, no demasiado caliente para ser manipulada en la masa.

En un bol grande o mesón, verter la harina y la sal, mezclar y formar un volcán en el centro.

En el centro del volcán se vierten primero los líquidos, agua caliente, aceite de oliva, vino y un solo huevo.

Mientras se mezcla, verter la levadura fresca desmenuzada con las manos.

Remover poco a poco todos los ingredientes hasta que se integren durante unos 10 minutos.

Amasar suavemente, pero con firmeza hasta que la masa tenga una consistencia homogénea, sin grumos, suave y manejable.

Si se observa que está muy líquida o suelta, se puede añadir más harina, sin dejar de amasar o remover.

Una vez obtenida la masa, formar una bola y dejarla en un bol, con un poco de aceite de oliva virgen extra, cepillar para que no se forme una costra, tapar con un paño limpio y seco durante unos 25 minutos. Si la masa está todavía húmeda, se vigilará hasta que doble su tamaño, lo que puede llevar hasta una hora.

La masa tardará en subir dependiendo de las condiciones climáticas de tu casa, si hace calor tardará aproximadamente 1 hora, si hace frío puede tardar un poco más.

Sabrás que está listo cuando haya doblado su volumen, hay gente que vuelve a amasar cada 20 minutos dejándolo reposar por periodos de tiempo, lo estiras según el recipiente a hornear, lo vuelves a tapar con el paño, hasta que tengas el relleno listo.

Llenado

  • 01 pimiento rojo grande o pimentón.
  • 01 pimiento verde grande o pimentón.
  • 1/2 pimiento amarillo o pimentón.
  • 300 gramos de atún, este puede ser de lata en aceite o marinado, si es atún natural es al gusto de la persona y/o invitados.
  • 01 cebolla grande o el equivalente a 300 gramos.
  • 250 gramos de tomate triturado, o 03 tomates picados.
  • 02 huevos
  • 02 dientes de ajo.
  • 01 lata pequeña de aceitunas verdes sin hueso (opcional).
  • aceite de oliva virgen extra.
  • sal.

Preparación del relleno de la empanada gallega

Tomar los pimientos o el pimentón, la cebolla para cortarlos en juliana o en cuadrados, se prefiere la forma.

En una sartén, o paila u olla, verter un chorrito de aceite de oliva virgen extra, a fuego medio, pochar sólo la cebolla.

Una vez que la cebolla esté ligeramente transparente, añadir el ajo, los pimientos o el pimentón y una pizca de sal.

Debes remover y asegurarte de que no se queme, si lo hace, tendrá un sabor amargo y desagradable para el relleno.

Colocar los tomates cortados en dados durante unos 15 minutos, cuando suelten su jugo, tapa la olla para que se integren los sabores de las verduras.

Los dos huevos se hierven y se cortan en cuadrados o en rodajas al gusto.

Comprobar la salsa y cuando esté lista, añadir el atún, que debe estar rallado y escurrido (es opcional añadir el aceite de las latas de atún).

Después de 2 minutos, añadir los huevos y las aceitunas picadas.

La sal es de gusto personal, en este punto es cuando se añaden otras especies.

El sofrito no sólo debe contener sal, sino que se puede añadir pimienta, comino, orégano, entre otros, que aportan sabor y olor al relleno. Reservar el relleno hasta que esté frío, lo cual es muy importante a la hora de montar la tarta gallega, ya que al estar caliente se estropearía el hojaldre.

Montaje de empanadas gallegas

Toma la masa que se ha dejado en reposo, después de haberla observado y duplicado su volumen correcto.

Precalentar el horno a 180°.

Colocamos la masa en una encimera, donde podemos darle un simple amasado.

Se dividen en dos, teniendo en cuenta que una debe ser más grande que la otra, que será la base y la tapa, se hacen dos bolas, se colocan en un bol y se tapan con el paño, se dejan reposar solas otros 5 minutos.

Una vez transcurrido el tiempo estimado, se lleva la masa a la encimera donde, con un rodillo, se extenderá hasta que quede muy fina.

En el recipiente que se haya elegido para hornear la empanada gallega, se puede untar con aceite de oliva, o utilizar el mismo papel que se utilizó para extender la masa para que no se pegue.

La masa más grande de la dispersión se coloca de manera que casi llega a los bordes.

Cuando el relleno se enfría, se hincha, un truco es haberlo escurrido, para que no tenga mucho líquido, para que no quede aguado y estropee la masa, debe quedar después de hornear la masa.

Colocar la otra masa con la ayuda del papel sobre el relleno, cubriendo toda la preparación.

Con un utensilio afilado, retira la masa sobrante, que servirá para decorar la tarta gallega a modo de adorno, dándole la forma que desees.

Cuida los bordes llevándolos con la punta de los dedos.

El huevo restante se bate para barnizar toda la cubierta y la superficie, obteniendo así un aspecto brillante y un tono dorado que gustará a todos los comensales.

Coloque un tenedor, un cuchillo o un objeto afilado para hacer agujeros en el hojaldre, esto sacará el vapor del interior y no se formarán burbujas de aire dentro del hojaldre, permitiendo que sea más compacto y firme.

Por último, coge la empanada gallega y métela en el horno, sin olvidar precalentar, durante 45 minutos o hasta que esté dorada por los bordes y la superficie.

Entradas relacionadas