Alcachofas con jamón

alcachofas

Las alcachofas en la cocina tienen un encanto especial. A todos les encanta y cuando es temporada es una verdadera tentación preparar todas las deliciosas recetas que se permiten con este delicioso ingrediente. 

Además, es tan versátil como sencillo de preparar en cualquiera de sus variedades, así que, ¿por qué no hacerlas todas? En esta oportunidad, te invitamos a consentir tu paladar con estas deliciosas alcachofas con jamón, y un toque de cebolla. 

Esta es una receta que casi se convierte en una tradición en muchos rincones del país. Gracias a la mezcla maravillosa del sabor único de la alcachofa, el toque salado del jamón y el caramelizado de la cebolla hacen una combinación simplemente explosiva

Ingredientes

Esta receta te tomará unos 45 minutos en tenerla lista y alcanza para 4 personas. Verás que es de lo más simple, incluso retirar las hojas externas de la alcachofa, que será lo que más tiempo lleve. 

  • 12 alcachofas muy frescas.
  • 100 gr de jamón serrano el cual debemos cortar en tacos.
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cucharada sopera de zumo de limón.
  • Aceite de oliva.
  • Sal al gusto. 
  • Pimienta negra recién molida, también al gusto.

Preparación

Si no has comprado el jamón serrano ya cortado, entonces comenzaremos por cortarlo en cubos pequeños. Ahora sí, vamos con las alcachofas. Lo primero que haremos será retirar las hojas grandes y duras que están por fuera. Esto lo podemos hacer con las manos sin problemas. 

Llegaremos a unas hojas suaves y de un tono amarillo. Es momento de pelar el rabo con un pelapatatas y cortar un poco la parte inferior. Es decir, las puntas. Llenamos un bol con el zumo de limón y agua suficiente para cubrir las alcachofas y las colocamos dentro para evitar que se oxiden mientras preparamos el resto. 

En una olla lo suficientemente grande pondremos a hervir agua con un punto de sal, siempre a fuego alto. Al salir las burbujas cortaremos las alcachofas a la mitad y las agregaremos a la olla. En ese momento bajamos el fuego, pero cuidado que siga hirviendo durante 15 minutos. 

La cebolla y el ajo

Aprovecharemos este tiempo para pelar la cebolla y cortarla muy pequeña. Los ajos los pelamos y cortamos en rodajas finas. Ahora, en una sartén pondremos a calentar el aceite de oliva y agregamos la cebolla y el ajo con un punto de sal. Esperamos unos minutos para que tomen un ligero tono dorado. 

Es momento de agregar los cubitos de jamón serrano y dejar que todo se incorpore mientras movemos un poco por un par de minutos. Al terminar, retiramos del fuego y reservamos. 

Las alcachofas

Una vez que las alcachofas estén listas las escurrimos muy bien. En la misma sartén donde hemos dorado las cebollas y el ajo, ahora colocaremos estos corazones de alcachofa a fuego alto para que se doren también. Puedes agregar algo de aceite si ves que es necesario.  

Luego de unos tres minutos, agregamos la cebolla, el ajo y el jamón. Incorporamos por un par de minutos más y estamos listos para servir. Siempre es recomendable ir rectificando la sal durante la preparación, ya que el jamón serrano aporta suficiente y debemos tener cuidado de no pasarnos del toque justo.

¡Es momento de degustar!

Esta es una receta que se puede degustar recién salido de la sartén, bien caliente, tibia o fría. Igual su presentación es hermosa tanto si la pones en un bol grande al centro de la mesa, o en cada plato de los comensales. 

Es una excelente guarnición, plato principal o un exquisito aperitivo. Lo mejor es que puedes prepararlo con dos días de antelación y guardarlo en la nevera sin problemas. Para acompañarla en la mesa, lo ideal es un rico Jerez o un Txakoli seco. 

Entradas relacionadas