• Tarta Art Nouveau

    por  • 13 octubre, 2011 • ArtArte, Postres • 7 Comentarios

    Después de un día de vacaciones maravilloso a media semana (tendría que ser así siempre), hoy quiero inaugurar una nueva sección que marca el camino que me gustaría que tomase este blog. Siempre he querido aunar las dos de las facetas más importantes de mi vida, que son el arte y la cocina, que se está convirtiendo en una gran afición.  Cada vez que veo una obra de arte, ya sea un dibujo o una pintura no puedo evitar buscar elementos gastronómicos o pequeñas inspiraciones para platos. Veo un cuadro de la época impresionista y con esos ambientes siempre me pregunto qué comerían, cómo serían sus costumbres, qué nos ha quedado de herencia.

    Al ver naturalezas muertas siempre pienso que plato resultaría de poner todos los elementos en conjunto. Cuando veo estilos artísticos, combinaciones de color, artistas concretos… no puedo evitar pensar que serían una gran combinación o una gran decoración para un postre. Así que poco a poco pretendo que esta sección se haga más y más grande, para poder compartir platos nuevos y otros más clásicos relacionados todos ellos con el mundo del arte.

    Por eso hoy os traigo la tarta que hice para el pasado cumpleaños de mi hermana. Lo primero que me vino a la mente era cómo quería decorarla, pensé en una decoración vegetal pero no algo tan visto como flores a discreción, quería un motivo elegante. Me acordé de esas decoraciones típicas vegetales del Art Nouveau o Modernismo como lo conocemos en España. El Art Nouveau fue un movimiento artístico que comenzó a finales del siglo XIX y supuso una ruptura de los movimientos artísticos anteriores, era un estilo muy libre con inspiraciones en la naturaleza, estilizado con imágenes femeninas muy sensuales como eje central, que tuvo grandes representantes como Alfons Mucha, artista que me encanta.

    Así que eso intenté hacer, una decoración vegetal estilizada y no muy complicada, ya que mi manejo con las mangas pasteleras aún deja mucho que desear. La receta de la tarta es muy sencilla, un bizcocho esponjoso de vainilla con una cobertura de chocolate negro y la decoración de crema de mantequilla coloreada. La receta del bizcocho la saqué de uno de mis blog preferidos el de Sweetapolita, que me parece una mujer fantástica con muy buen gusto y hace unos postres muy elegantes.  Con las siguientes cantidades te sale una tarta para más de 20 raciones, así que ya sabéis si os parece gigante podéis dividirla a la mitad. En mi caso como fue para un cumpleaños con mucha gente me vino muy bien.

    Tarta Art Nouveau Ingredientes para el bizcocho:

    4 huevos enteros

    2 yemas de huevo

    2 cucharaditas de extracto de vainilla

    300 ml de suero de leche

    330 gr de harina de repostería

    450 gr de azúcar

    1 sobre de levadura

    1 cucharadita de sal

    225 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.

    Ingredientes para el almíbar:

    100 ml de agua

    50 gr de azúcar.

    4 cucharadas de ron tostado

    Ingredientes para la cobertura de chocolate:

    200 gr de chocolate negro de postres

    500 gr de azúcar glass

    6 cucharadas de nata o leche semi desnatada a temperatura ambiente

    300 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

    1 cucharada de extracto de vainilla.

    Ingredientes para las flores de glaseado:

    200 gr de mantequilla a temperatura ambiente

    225 gr de azúcar glass

    2 cucharadas de extracto de vainilla

    4 cucharadas de leche semi desnatada

    colorante en gel verde y violeta Wilton.

    Tarta Art NouveauElaboración del bizcocho:

    1. Precalentamos el horno a unos 180º- 200º.  Engrasamos con par de cucharadas de mantequilla dos moldes de 24 centímetros y les ponemos una oblea de papel de horno del mismo tamaño en el fondo de cada molde. Engrasamos el papel también.

    2. En un cuenco batimos los huevos, junto con las yemas, agregamos la vainilla y 60 ml de suero de leche. Reservamos

    3. En otro cuenco juntamos la harina con el azúcar, la levadura y la sal. Mezclamos todos los ingredientes y agregamos batiendo la mantequilla en cubos poco a poco junto con 240 ml de suero de leche. Ya sabéis si no encontráis el suero siempre se puede mezclar una cucharada de vinagre blanco por cada 120 ml de leche, esperar 10 min y ya tenéis vuestro suero de leche. Combinar todo hasta que estén los elementos bien integrados y esponjosos.

    4. Añadimos la mezcla de los huevos en tres veces, para que se mezclen bien todos los ingredientes. Mezclamos sólo hasta que estén bien incorporados con la batidora, no batir en exceso.

    5. Repartimos la masa entre nuestros dos moldes de 24 cm, también se pueden hacer en moldes de 20 sólo quedarán bizcochos más finos que también están riquísimos.

    6. Horneamos las dos capas entre unos 28-32 min, o hasta que nos salga limpio el palillo infalible. También notaréis que está listo cuando el bizcocho comience a separarse de los bordes del molde.  Dejamos enfriar 10 min.

    Elaboración de la cobertura de chocolate:

    1. Derretimos el chocolate al baño maría hasta que esté completamente líquido y manejable. Dejamos enfriar.

    2. Batimos la mantequilla hasta que esté cremosa y añadimos el azúcar glass. Batimos durante unos minutos hasta obtener una mezcla esponjosa.  Añadimos las cucharadas de leche o nata, el extracto de vainilla y mezclamos.

    3. Cuando el chocolate esté frío lo agregamos a la mezcla anterior, batimos durante un par de minutos para incorporar bien. Reservamos.

    Elaboración del almíbar:

    1. Calentamos el agua junto con el azúcar hasta que hierva y agregamos las cucharadas de ron, reservamos para que enfríe.

    Elaboración del glaseado de colores:

    1. Batimos la mantequilla que tendremos a temperatura ambiente hasta que esté fluida y cremosa, agregamos el azúcar glass y seguimos batiendo, con cuidado de tapar nuestro bol para no inundar nuestra cocina de nieve blanca.

    2. Agregamos el extracto de vainilla y las cucharadas de leche, según veamos necesario por si la mezcla queda muy espesa.

    3. Dividimos la mezcla en dos cuencos iguales y agregamos a uno el colorante en gel verde y al otro el violeta, o los colores que hayáis escogido. Con la punta de un palillo mojado en colorante es suficiente para obtener un buen color, pero podemos agregar más si deseamos un color más vivo.

    4. Rellenamos dos mangas pasteleras pequeñas y escogemos la boquilla que más nos guste.

    Tarta Art NouveauMontaje de la tarta:

    1. Nivelamos los bizcochos para que tengan la misma superficie lisa, aprovechamos la parte de abajo de uno de los bizcochos para finalizar la parte superior de la tarta y nos quede una tarta completamente cilíndrica y no como una especie de montaña.

    2. Ponemos en una base el primer bizcocho y lo empapamos con el almíbar, echamos una capa generosa del glaseado de chocolate y esparcimos por la superficie del bizcocho.

    3. Disponemos el siguiente bizcocho y volvemos a empapar de almíbar.

    4. Cubrimos toda la tarta con una generosa capa de chocolate y alisamos, para esto nos vendrá genial una espátula o una lámina de plástico rígido.  Reservamos.

    5. Con la ayuda de nuestras dos mangas pasteleras realizamos los dibujos que más nos gusten cubriendo la superficie de la tarta, en mi caso son un intento de lirios con tallos muy alargados y estilizados característicos del Art Nouveau.

    Tarta Art NouveauEs una tarta que tiene su trabajo pero el resultado es muy cremoso e ideal para un gran cumpleaños como fue en este caso. Tarta sin duda para los amantes del chocolate. Siento no poder poner una foto del corte, que quedó bastante bonito. Para la próxima prometo intentar poner fotos de los pasos para que veáis como montar un pastel de pisos correctamente. Os invito a descubrir más sobre esta corriente con los enlaces y a disfrutar de una estética tan elegante y sugerente como la del Art Nouveau.

    Acerca de

    7 Responses to Tarta Art Nouveau

    1. Sandra B.
      13 octubre, 2011 en 17:53

      Me encantan los colores! A ver cuándo me mandas una de esas a Ámsterdam, maja.

    2. Sandra B.
      13 octubre, 2011 en 18:00

      Por cierto, has visto que si cubres una tarta con fondant luego puedes pintar encima como si fuera un lienzo diluyendo los colorantes comestibles en un poco vodka? Con lo artista que tú eres es un deber moral lanzarte a por ello ;)

      • 13 octubre, 2011 en 21:56

        Siiii, ya lo he visto, vodka y colorantes, el próximo reto una tartaza fondant pintada rollo fauvista.

    3. nonamed
      14 octubre, 2011 en 0:10

      Solo por la cantidad de ingredientes, tiene una pinta de complicada…

      El aspecto y la presentación son de 10. Pero sigo sin atreverme con la repostería.

    4. 14 octubre, 2011 en 22:28

      Tremendamente creativa, muy buen trabajo.

      Bss

      • 14 octubre, 2011 en 22:38

        Muchísimas gracias de una fan de tu blog. Bicos

    5. Pingback: Ruffle Cake de merengue suizo y frambuesas | ArtArte

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *